Nuestro abdomen, con el paso del tiempo tiende a acumular células grasa. La inactividad favorece el sobrepeso, nuestros hábitos de vida y la falta de actividad física hacen que nos cueste mantener un peso estable.

Con el paso del tiempo, la grasa se elimina en forma más lenta y es muy común que aparezcan esos pequeños rollitos que tanto molestan (adiposidad localizada). Lo malo de esto es que es muy rebelde y cuesta reducirlo.

Otro rasgo presente en nuestro abdomen es la flaccidez de la piel. Esto se produce con el paso del tiempo y es muy común luego de una pérdida de peso importante o post embarazos.





Queres recibir nuestras novedades y promociones

Sumate a nuestro newsletter