La traspiración excesiva es producida por el estrés diario, tanto emocional como físico. Cuando hay altas temperaturas traspiramos mucho, y cuando hace mucho frío por el exceso de ropa que tenemos puesto también. Es común que se presente en hombres como en mujeres por igual.

La hiperhidrosis, como se llama a esta patología, está estimulada por el sistema nervioso central. En algunos pacientes puede ocurrir con más o menos frecuencia, impidiéndoles mantener sus actividades normales.

Muchos pacientes no han logrado reducir la transpiración excesiva usando productos que se encuentran a disposición en el mercado como desodorantes especiales. Hoy en día contamos con un tratamiento que permite disminuir el sudor en forma considerable por varios meses.






Queres recibir nuestras novedades y promociones

Sumate a nuestro newsletter